lunes, 10 de diciembre de 2018

El intercambio - Fernando Aleu

He de reconocer que leo poca novela histórica y, sinceramente, es algo que no entiendo, porque cada vez que abordo una de este género, la disfruto enormentemente. Y eso que no tengo una época preferida, todas me valen, si bien es cierto que aquellas que transcurren en la Segunda Guerra Mundial, o el antes y después de ella, me gustan bastante. Por ello, cuando empecé a leer lo que las Yincaneras de Madrid contaban en sus crónicas de su encuentro con el autor de la que hoy vengo a reseñar, enseguida me sentí atraída por la historia y no dudé ni un momento en participar en su Lectura Simultánea durante la cual me he divertido mucho, conociendo las impresiones que poco a poco se volcaban en Twitter por cada una de las participantes. Hoy os vengo a contar los motivos por lo que considero que es una historia que no deberíais dejar pasar:












Título: El intercambio
Autor: Fernando Aleu
Páginas: 416
Formato: Tapa dura con cubierta
Fecha de publicación: 8 de noviembre de 2018
ISBN: 9788417541194






Fernando Aleu nació en Barcelona, donde obtuvo el título de doctor en Medicina en 1953. Realizó sus estudios de posgrado en los hospitales de la Universidad de Iowa, el Albert Einstein College of Medicine de Nueva York y en la New York University School of Medicine, donde obtuvo el puesto de profesor asociado de Neurología. 
Al cabo de nueve años, comenzó a reducir lentamente este trabajo para terminar dedicándose a una aventura comercial asociado a la multinacional Puig, con sede en Barcelona. Ha sido presidente de la Cámara de Comercio de España en Estados Unidos, presidente de la Fragance Foundation de Nueva York y miembro fundador del Olfactory Research Fund. 
Actualmente es el presidente del Queen Sofía Spanish Institute de Nueva York. Ha sido condecorado dos veces por el Gobierno español y ha merecido la Medalla de Honor de la Ciudad de París. El intercambio es su primera novela.


En mitad de la Segunda Guerra Mundial, los Aliados y Alemania acordaron llevar a cabo un intercambio de soldados prisioneros de Guerra al final de la cruenta campaña militar del Norte de África, En el puerto de Barcelona, que fue el lugar aceptado por ambas partes para el intercambio, cuatro mil soldados, la mitad de cada bando, fueron intercambiados en el muelle de España, el 27 de octubre de 1943, en una operación que supuso la intervención de dos buques de cada bando.
Uno de los prisioneros es un judío alemán de 24 años que, en caso de haber sido devuelto a Alemania, corría el riesgo de ser enviado a un campo de concentración. Un grupo de personas unidas por las circunstancias participó en un complot para rescatar de forma muy atrevida a aquel soldado judío.


Werner Applefeld, nuestro protagonista, aunque nacido en la ciudad de Hamburgo, en Alemania, a los 18 años se traslada a Nueva York para terminar sus estudios, pero de estas dos ciudades se habla lo justo. Mas tarde, cuando Werner ya es un reconocido neurocirujano, y alarmado por la situación prebélica que se vive en Alemania, organiza un viaje de apenas una semana y regresa a su país de nacimiento para ver a su familia. En esta ocasión, visita las ciudades de Múnich  y Berlín y ya el autor nos da unas breves pinceladas del ambiente que se respira en ellas.


Durante su primer viaja a Europa, nuestro protagonista también visita la ciudad de Paris, e igualmente nos deja un ligero esbozo de la ciudad.

Pero el grueso de la trama se vive en la convulsa Barcelona de la postguerra. Primero, cuando Rosy, la novia de Max, se establece allí y después, en el año 1943, cuando se monta la operación para el intercambio de prisioneros y Werner viaja a esta ciudad para intentar ayudar a su primo.  Barcelona es, en ese tiempo, una ciudad muy castigada por la Guerra Civil española y en ella se refleja la miseria que acuciaba a la ciudad durante ese periodo.





Werner Applefeld. Un hombre guapo y soltero. Nacido en Hamburgo, Alemania. Llegó a Nueva York, con 18 años para completar su formación y convertirse en neurólogo. Trabaja como tal en el hospital Monte Sinaí y lo compatibiliza como catedrático en la neoyorkina Universidad de Columbia, donde goza de reconocido prestigo en la materia.
Giselle Boulanger. Durante el regreso de Paris a Nueva York a bordo del paquebote Normandie, Werner y ella se conocen e inician una intensa relación sentimental. Es una mujer bellísima que trabaja como ayudante de una importante mujer de negocios que viaja en el mismo barco.
Rosy Dieckhoff: agente de la Abwehr, la agencia de Espionaje Militar de Alemania. La novia de Max. Esa mujer tiene sobre él una gran influencia.
Max Liniger, el primo de Werner, de padre judío, ha sido criado fuera de ese ambiente, por lo que no es consciente de su “linaje”. Trabaja como trapecista, es muy famoso y mimado por los nazis; su nombre artístico es «Adonis»: Su apariencia mostraba a un joven muy agraciado, pero psicológicamente inmaduro.


La novela está estructurada en una somera introducción, a modo de prólogo, que nos sitúa en Nueva York, un 2 de agosto de 1943, poco antes de que Werner inicie su segundo viaje a Europa y continua con tres partes en distintos tiempos. La primera y segunda parte trascurren durante el verano de 1939 mientras que la tercera transcurre durante los primeros meses 1942 y los últimos de 1943. Se cierra con un breve epílogo que transcurre durante los primeros meses de 1944.

Werner un reconocido neurólogo judío alemán que trabaja en el hospital Monte Sinai y además es catedrático en la universidad de Columbia en Nueva York, alarmado por las cada vez más terribles noticias que le llegan desde Alemania decide tomarse unas pequeñas vacaciones y viajar a Alemania, a la que no había regresado desde que salió con 18 años para completar su formación. Su máximo interés es ver de nuevo a la pequeña, pero querida, familia que allí dejó: Greta, la viuda de su tío Franz Liniger y su primo Max, el hijo de ambos. Para entender todo ese cariño, habría que pensar que cuando Werner solo tenía 11 años, los Liniger le acogieron en su casa y le trataron como a un hijo, la mejor educación y preocuparse por su futuro sin reparar en esfuerzos. Además, anhela conocer en persona a Max, al que siempre ha considerado un hermano, aunque supo de su "futura" existencia en el momento en que iba a coger el barco que le llevaría a Estados Unidos, cuando su tío le confirmó que Greta estaba embarazada. Durante años han mantenido una relación epistolar y Walter entiende que es el momento de tomarse sus primeras vacaciones y hacer realidad ese sueño.

En Alemania conocerá por fin a su querido primo; de hecho, lo hará en el mejor escenario donde se mueve el joven: el circo. Max se ha convertido en un trapecista de éxito aclamado por el público. Responde al nombre artístico de "Adonis" y no es gratuito, porque su belleza y forma física le han llevado al extremo de haber sido elegido para aparecer en los carteles de propaganda como imagen de las Juventudes Hitlerianas. Max es buen chico, pero está cegado por el éxito y por la pasión, y por más que Greta -su madre-, Joshua, -su mejor amigo de la infancia- y el propio Werner intentan hacerle ver la peligrosa situación en la que se encuentra el pueblo judío en esa Alemania nazi, él no lo quiere ver, se siente protegido y no quiere o bien prefiere no creerles. Da igual las pistas que le den para sacarle de su error ni, aunque tuviese las mismas que el aeropuerto de Barajas, Max no atenderá a nadie.

También conocerá a Rosy Dieckhoff, la novia de Max y agente de la Abwehr, (la agencia de Espionaje Militar de Alemania). Roxy, varios años mayor que él, es una mujer muy atractiva, inteligente y bien relacionada en los círculos del poder.  Roxy está profundamente enamorada de Max y ejerce sobre él una gran influencia.

Este primer viaje a Europa marcará el destino de Werner, aunque no inmediatamente.


La novela está basada en los recuerdos del propio autor, que fue testigo, cuando tenía 14 años, del intercambio de prisioneros realizado en el puerto de Barcelona. Sobre este acontecimiento ha articulado una trama muy interesante en la que los protagonistas son imaginarios, aunque saca a colación el nombre de algunos personajes reales famosos como la cantante Edith Piaf o el músico Bernard Hilda, entre otros.

Es una novela en la que, a pesar de los saltos temporales, se lee bien; quizás la primera parte, más descriptiva, es algo más lenta, pero en la segunda y tercera parte la acción se dispara y la lectura es mucho más amena y rápida.  En ella encontramos con unos personajes muy bien trazados, unos escenarios espectaculares sobre todo en los que se describe la vida en la Barcelona de los años de la postguerra. Decir que la trama está muy bien construida es quedarse corta, porque a mí me ha parecido apasionante y el desenlace me ha parecido muy acertado.

Por ello, creo que es una novela muy interesante y que merece la pena leer.

Esta reseña participa en la iniciativa: 




lunes, 26 de noviembre de 2018

La madre - Fiona Barton


El pasado mes de octubre, durante mi estancia en Madrid, tuve la ocasión de acudir a un encuentro con Fiona Barton en el que ésta presentaba su novela La Madre. 


Fue la segunda presentación a la que tuve el placer de asistir en esos días, con la diferencia de que esta vez acudía con todas las Yincaneras del comando Madrid y juntas disfrutamos de un evento muy instructivo y a la vez muy divertido.



Título: La madre

Autora: Fiona Barton:

Traducción: Albert Vitó

Editorial: Planeta

Fecha de publicación: 09-10-2018

ISBN: 978-84-08-19346-3




Fiona Barton nacida en Cambridge, Inglaterra, cuenta con una dilatada carrera en el mundo del periodismo, donde ha trabajado para el Daily Mail, el Daily Telegraph y el Mail on Sunday. Fue galardonada con el prestigioso Premio Nacional de la Prensa británica. Con La viuda, su primera novela, se convirtió en un fenómeno editorial internacional y se publicó en más de treinta y cinco países.



Un escueto párrafo en el periódico anuncia el hallazgo de unos restos antiguos de un bebé en una zona en construcción de Londres. Muy pocos lectores siquiera le echarán un vistazo.
Para tres mujeres, sin embargo, la noticia es imposible de ignorar.
Para la primera, es el recuerdo de lo peor que le ha pasado en la vida.
Para la segunda, la peligrosa posibilidad de que su secreto más oculto sea revelado.
Para la tercera, la periodista Kate Waters, la primera pista en una carrera para descubrir la verdad.
Secretos guardados durante años, enterrados bajo tierra y en el fondo del corazón, saldrán a la luz para cambiar tres vidas para siempre.
Fiona Barton vuelve con su protagonista Kate Waters en un nuevo thriller imposible de olvidar.
(Facilitada por la editorial)




El barrio de Woolwich (distrito de Greenwich) y concretamente la calle Howard Street, es el lugar donde se encuentra el edificio en el que aparecen los restos de un bebé; una zona en proceso de gentrificación; es decir, debido a transformación urbanística sufrida desde 1970 en toda la zona, esta va evolucionando socialmente, hasta el punto de que los antiguos moradores del sitio se van a otros lugares más periféricos porque no pueden asumir el nuevo precio de las viviendas tras su rehabilitación.



La historia está contada por cada una de las protagonistas: cuatro mujeres muy distintas entre sí, complejas y con muchas aristas. Son personajes muy trabajados, creíbles y con las que podemos empatizar o no, pero que no nos dejarán indiferentes:
Emma Simmonds, (Emma Massingham de soltera), cuarentona, Trabaja como redactora de biografías de famosos. Es una mujer que guarda un secreto de su pasado que únicamente conoce su madre con la que mantiene una tensa y difícil relación.




Jude Massingham, la madre de Emma, que no se llegó a casar con Charlie, el padre de Emma, porque éste no quiso asumir responsabilidades.  Una mujer inteligente y vanidosa que trabajo en una editorial y llegó a ser una reconocida abogada.  Ahora esta jubilada.
Kate Waters, es una periodista de la vieja escuela, a la que no le importa utilizar métodos poco ortodoxos para conseguir la información que necesita. El periódico en el que trabaja está sufriendo una transformación digital y ella no está pasando por su mejor momento profesional.  Cuando ve la noticia de la aparición de los restos del bebé, ve el potencial y se dispone a investigar.
Ángela Irving, enfermera, está casada con Nick Irving, padre de sus dos hijos. En 1970 poco después de dar a luz a Alice, su segunda hija, esta desapareció del hospital y desde entonces no se ha sabido nada de ella. 



A pesar de los años transcurridos Ángela no ha conseguido recuperarse de su gran perdida y, cuando ve publicada la noticia de la aparición de los restos de un bebé teme que sean los de Alice sus sentimientos entran en ebullición.



La novela está estructurada 86 capítulos que van titulados con el nombre de las protagonistas que los van narrando de forma alternativa y la fecha en que suceden los hechos. Obviamente, los capítulos son cortos; la trama en los primeros capítulos dependiendo de cuál de las protagonistas este narrando la acción es algo lenta, pero pronto el argumento nos engancha y, como todo buen thriller que se precie, se vuelve muy dinámica. La mayor parte de los capítulos corresponden a Kate Waters, la periodista que junto a su joven ayudante investigan el caso por su cuenta. Es normal, porque es la que articula toda la trama. Resulta curioso que en el caso de tres de las protagonistas la narración sea en tercera persona excepto en el caso de Emma, que es en primera persona. La trama transcurre en poco más de dos meses, desde que un periódico publica la noticia del hallazgo de los restos del bebé y la resolución del caso.



La novela saca a relucir aspectos sociales muy actuales, pone de manifiesto las difíciles relaciones laborales que se han creado con la incorporación de las nuevas tecnologías, la gentrificación en las grandes ciudades y las complejas relaciones familiares…  Es una novela que he disfrutado con su lectura. Una historia bien construida y muy bien rematada con un sorprendente giro final.

Esta reseña participa en la iniciativa:







miércoles, 14 de noviembre de 2018

La isla de la últimas voces - Mikel Santiago

El pasado mes de octubre, por motivos de índole personal, me vi obligada a viajar a Madrid. Mi estancia duró poco más de dos semanas y durante ese tiempo tuve la suerte de conocer a las compañeras yincaneras del Comando Madrid: Kayena, Gema, Loreto, Elena, Esperanza, Concha y Pilar. Y si ya de por sí para mí fue una gran alegría, a la cita se sumaron Carmina y Loli (la primera vino desde Castellón y la segunda, desde Alicante). Con ellas asistí a diversas actividades lúdicas y, como no, también literarias:  encuentros, presentaciones e incluso a un espectáculo musical. No creo que olvide, en lo que me queda de vida, ninguna de estas actividades ni a las compañeras yincaneras, pues juntas pasamos unos días realmente divertidos e interesantes. Entre las actividades literarias que acabo de mencionar, asistí a la presentación en Madrid de esta novela. La presentación fue simpatiquísima, ya que tanto Mikel Santiago, como su editora, Carmen Romero Dorr, nos ofrecieron un recital de buen humor y así, entre bromas y risas el autor nos fue contando el origen de La isla de las últimas voces, así como un sinfín de anécdotas y cosas de él mismo que nos acercaron mucho a la novela. 






Título: La isla de las últimas voces
Autor: Mikel Santiago
Núm. de páginas: 560
Editorial: S.A. Ediciones B
Lengua: Castellano
Encuadernación: Tapa blanda
ISBN: 9788466664080
Año edición: 2018








Mikel Santiago nació en un pueblo marinero de Vizcaya en 1975. El piano de su hermana, que siempre resonaba por la casa, despertó en él un apetito muy temprano por la música. De sus primeras lecturas recuerda las obras de Sherlock Holmes, Los Cinco y Edgar Alan Poe. Ha vivido en Irlanda, de donde sacó las ideas para escribir esta novela, y actualmente reside en Amsterdam, donde trabaja en el mundo del software. Cuando no está entre ordenadores, se dedica a escribir y a tocar la guitarra con su banda de blues-rock.
Fotografia de: elPeriodico

Una isla perdida en el mar del Norte.

El temporal se cierne sobre St. Kilda y casi todos han huido en el último ferry. No quedan en la isla más de cincuenta personas, entre ellos Carmen, una mujer española que trabaja en el pequeño hotel local, y un puñado de pescadores. Serán ellos quienes encuentren un misterioso contenedor metálico junto a los acantilados.

Una extraña caja traída por las olas.

A través de unos personajes llenos de matices y secretos, atrapados en el corazón de la tormenta, Mikel Santiago nos plantea la pregunta que sobrevuela cada página de la novela...

 ¿Hasta dónde estarías dispuesto a llegar para sobrevivir?

Fuente: facilitada por la editorial


En esta novela los personajes son todos muy peculiares, empezando por los protagonistas, aunque no vayáis a pensar que el resto de ellos no les van a la zaga, porque todos tienen una gran importancia en la trama. Y es que en esta historia, que parece estar presidida por el misterio que genera una extraña "caja", ésta solo será el hilo conductor, el detonante para que los sentimientos o las vivencias de cada uno de los habitantes de la isla afloren hasta convertirnos en partícipes en la sombra de unas circunstancias, en cierto modo, aterradoras.

Entre ellos, destacan:

Sargento Dave Dupree: Es el militar responsable del avión en el que se transporta la misteriosa caja, de la que ninguno de los miembros de la tripulación conoce su contenido. En medio de la travesía y tras unas violentas turbulencias, el avión sufre un accidente y Dave es el único que sobrevive. Él cree que ha sido gracias a un sueño (o pesadilla) premonitorio en el que su padre le pone en alerta.




Carmen: Es una treintañera de origen español que trabaja en el hotel Kirkwall, en lo alto de Corbbet Hill en Portmaddock (isla de St. Kilda). Carmen es una persona muy fuerte, que carga en su espalda con una mochila que pesa como una losa… un pasado terrible bajo el que se esconde una capa de dolor y miedo que aún no ha podido superar.

Amelia Doyle: Es la dueña del hotel Kirkwal, en el que trabaja Carmen. Septuagenaria, a pesar de su edad y de los achaques propios de ella, es una mujer valiente que se atreve a enfrentarse a cualquiera. Una mujer con la que es muy fácil empatizar.

Charlie Lomax. Es un joven ingeniero enviado en su día por el gobierno para realizar un informe. Es cliente del hotel y acaba de llegar para trasladar a las autoridades de la isla el resultado de su trabajo. No goza de la simpatía de los isleños, aunque sí de las moradoras del hotel, especialmente de Carmen.

La isla de St. Kilda, es un escenario tan idílico como real. Se encuentra en el mar del Norte, en Escocia y ha sido modelada, a base de siglos, por el viento y el hielo. Lógicamente, es el marco ideal para situar esta trama; de hecho, no creo el autor hubiese podido encontrar un lugar mejor de habérselo propuesto. La acción transcurre durante una gran tormenta, en los días previos a la navidad, y obvio es que me ha hecho sentir la fuerza de los elementos en cada momento.



Es la primera novela que leo de Mikel Santiago y además de un gran descubrimiento ha sido una muy agradable sorpresa. A mí, particularmente, cuando es la primera vez que leo a un autor, por mucho que oiga o lea sobre sobre él, las expectativas no las pongo muy altas y, por este motivo, la sorpresa ha sido mayúscula.

La isla de las últimas voces está estructurada en nueve partes y un epílogo; a pesar de ser una novela ya de cierto peso en cuanto a su tamaño (560 páginas) su lectura es muy ágil pues el ritmo que imprime el autor te empuja a seguir leyendo y devorar los capítulos.





La isla de las últimas voces, ha supuesto para mí una lectura diferente y muy especial, como también lo es la forma de escribir de Mikel que ha creado unos personajes verdaderos, rotundos y muy humanos, a los que retrata en una de esas situaciones en las que sacamos a relucir nuestra peor cara. Para ello utiliza unos diálogos que conjugan la ironía, el sarcasmo, el temor y el dolor, en una situación límite y un escenario enigmático como no podría haber otro. Con todos estos mimbres el autor nos cuenta una historia llena de secretos e intrigas. 

Obviamente después de lo que he dicho no puedo dejar de recomendarla a todo el mundo.  Espero que, si no la habéis leído aun, corráis a la librería más próxima y la compréis, Estoy segura de que me daréis las gracias.

Esta reseña participa en la iniciativa:



miércoles, 31 de octubre de 2018

Los crímenes de Miltford - Jessica Fellowes


Tras los calores estivales llega el otoño y con las llegada de los primeros fríos del año me apetece mucho leer y en #Yincaner@s vamos deslizándonos suavemente, entre novelas, lecturas simultáneas, comentarios y reseñas, así hemos llegado a la que hoy nos ocupa.









Título: Los crímenes de Mitford

Autora: Jessica Fellowes 

Colección: Novela

Páginas: 400

Fecha de publicación: 13-09-2018

ISBN: 9788417167813 





Yessica Fellowes es conocida por ser la autora de las cinco novelas oficiales de Downton Abbey, gracias a las cuales se ha consolidado como autora best seller de The New York Times y del Sunday Times con más de un millón de lectores. Como conferenciante ha asistido a numerosos eventos tanto en Inglaterra como en Estados Unidos, así como varias apariciones en radio y en televisión. Vive en Londres y en Oxfordshire con su familia.








Estamos en 1919, y Louisa Cannon sueña con escapar de su vida de pobreza en Londres y, sobre todo, de su peligroso y opresivo tío.
La única salvación para Louisa es una posición dentro de la casa de los Mitford en Asthall Manor, en el campo de Oxfordshire. Allí se convertirá en niñera, acompañante y confidente de las hermanas Mitford, especialmente de Nancy, de dieciséis años, una chica joven y mordaz, fantasiosa e imaginativa.
Sin embargo, una enfermera de nombre Florence Nightingale Shore será asesinada en un tren a plena luz del día, y Louisa y Nancy se encontrarán envueltas en los crímenes de un asesino que hará cualquier cosa para ocultar su secreto.
  




La autora ha trazado unos personajes muy bien definidos, integrados en una época y situación muy convulsa en la que se desenvuelve como pez en el agua. Estos personajes remueven tus sentimientos, con ellos nos apenamos, nos crispamos y nos emocionamos.  Estos son los principales protagonistas: 
Nancy Mitford, es la hija mayor de David Mitford, lord Redesdale. Nancy es una joven con una gran imaginación, inteligente pero también testaruda y caprichosa. A pesar de pertenecer a una familia aristócrata empatiza enseguida con Louisa a la que ayuda para que consiga un empleo como niñera en su casa, a pesar de que Louisa no tiene informes y ninguna experiencia en ese trabajo. Es un poco alocada y bastante rebelde, por lo que llega a poner a la niñera en más de un aprieto, pero también tiene muy buen carácter

Louisa Cannon, una joven de 19 años que vive con Winnie, su madre, que se gana la vida lavando ropa ajena, labor en la que Louisa le ayuda.  Con ellas convive Stephen, hermano de su padre ya fallecido, Stephen aprovecho cuando fue al funeral de su hermano y se instaló en la casa de ambas para vivir a su costa. Stephen es un crápula al que no le falta ningún defecto y además de chulearlas intenta pagar sus deudas vendiendo el cuerpo de Louisa, lo que ésta no esta dispuesta a consentir, Louisa es joven, pero no es tonta.

Guy Sullivan, es un joven y apuesto Sargento de la policía ferroviaria de Londres, Brighton y la Costa Sur Guy que, casualmente, se encuentra en una estación cercana cuando se descubre un asesinato en un tren por lo que se ve obligado a intervenir en la investigación.



Gay, que se libró de la guerra por su miopía extrema, de lo cual esta muy acomplejado, ve en esta investigación la oportunidad que estaba esperando para demostrar su valía y a pesar de los muchos problemas que esto le acarrea aun después de haberse cerrado el caso sigue investigando por su cuenta y riesgo.  

Florence Nightingale Shore: Florence, renombrada y valorada Enfermera de la reina, que a sus cincuenta y cinco años había decidido jubilarse, compra un billete de tercera clase a Warrior Square en Saint Leonards-on-Sea, para visitar a una amiga y emprender en ese tren una nueva vida, pero, desgraciadamente, no llegará viva a su destino. Florence, a través de sus cartas nos va dejando junto con retazos de su vida las claves para resolver el misterio de su muerte. 





La autora se recrea mostrándonos como viven en ese Londres convulso y cambiante de los años veinte la estricta sociedad inglesa, en la que los efectos de la recién terminada guerra aún se dejan sentir. Los estragos han sido más que notables


La sufrida sociedad inglesa, aun se resiente de los daños que han sufrido, pero donde verdaderamente se vive la miseria es, como siempre, entre la gente humilde, que se ve abocada a trabajar duramente y en penosas condiciones para conseguir, si es que lo consiguen llevarse algo a la boca.


Por otro lado, vemos como es la vida en Asthall Manor, la casa de los Mitford, una  familia noble, aunque también conoceremos al personal de servicio. La autora consigue hacernos sentir como son sus costumbres, sus normas, sus sentimientos, los paisajes en los que se mueven y se ve que conoce bien esos ambientes.








La novela está estructurada en un prólogo, tres partes integradas en 79 capítulos y una nota histórica en la que la autora nos cuenta que el asesinato de Florence es un hecho real, aunque nunca se halló al culpable de su muerte. De lectura fácil, a pesar de que hay saltos temporales estos están muy bien definidos y el ritmo no se altera por ello. Es una edición muy cuidada, con una portada preciosa y un grafismo  imponente, Roca Editorial se ha esmerado y nos trae una novela muy bien presentada y con gran lujo de detalles.








Esta novela me ha trasladado a la época en la que leí las novelas de Anne Perry de la serie del inspector Pitt, creo que fueron mas de una veintena y las disfruté muchísimo. Los que leéis mis reseñas, sabéis que no me gusta etiquetar, por lo que tampoco esta vez lo haré, solo decir que es un novela que he disfrutado y que os recomiendo porque tiene una ambientación fantástica y una historia para saborear al cien por cien. 





 Esta reseña participa en la iniciativa: