martes, 31 de julio de 2012

CONCHA PIQUER

Es posible que más de un@ se lleve las manos a la cabeza o piense que le estoy contando una historia del neolítico superior cuando lea esta anécdota, sobre  todo porque hoy en día la tecnología lo invade todo, mientras que en otras épocas, la compra de un electrodoméstico, por muy pequeño que fuese, era todo un acontecimiento que celebraban propios y extraños.

Y os preguntaréis, ¿qué tiene que ver Concha Piquer con todo esto? Es muy sencillo: os cuento.

Cuando apenas contaba con siete u ocho años, la vecina de arriba –Lucrecia- se compró un tocadiscos. La comunidad, lógicamente, disfrutó primero de la noticia, porque no hubo un solo hogar que no se enterase de ello y también casi tanto como ella, porque el volumen al que ponía los discos trascendía más allá de lo ciertamente recomendable.

El caso es que a ella le gustaba la copla, pura y dura y aunque en aquella época muchas eran las voces que destacaban en el panorama musical y especialmente en este género, sólo una brillaba con luz propia: Concha Piquer. Y Lucrecia lo sabía, y lo corroboraba día a día, disco a disco, canción a canción, porque junto con el aparato, se hizo con una selección de sus mejores canciones, para nuestro deleite.

Por aquel entonces -e incluso más tarde-,  mis gustos musicales no eran esos, pero a base de oír repetidamente sus canciones, primero me fueron entrando los acordes y poco a poco me empezaron a interesar las letras de sus canciones. De aquella,  pasé a convertirme en una entusiasta y fiel seguidora de Concha Piquer.  

Hace unos días, Rosi, la hija de Lucrecia, contactó conmigo a través de Facebook.  Nos conocimos cuando, con mi familia, llegamos a Madrid. Yo tenía cinco años y ella uno o dos más. Durante años fuimos muy buenas y grandes amigas. Podría contaros infinidad de anécdotas sobre su carácter, sobre como resolvíamos las situaciones que se nos presentaban y, en particular, sobre el cariño que nos teníamos. Pero la vida es puñetera y caprichosa y acostumbra a poner trabas a todos y, en este caso concreto, parece que se confabuló contra nosotras porque entre que ella se ennovió con un chico para luego casarse e irse a vivir a otro barrio o que yo empecé a trabajar y que cuando ella venía a visitar a sus padres nunca me encontraba en casa, o por cualquier motivo sin razón aparente, nos fuimos alejando y sin querer, relegamos al olvido una amistad labrada a golpe de cariño.

Desde que contactamos de nuevo hemos hablado por teléfono en varias ocasiones, nos hemos enviado fotos y  puesto al día de como ha transcurrido nuestra vida y, como ambas tenemos buena memoria, hemos recordado con cariño gran cantidad de anécdotas, ya que fueron muchos años de intensa y sana relación los que vivimos juntas.  

Y, hablando y hablando, salió a relucir el tema de las canciones de Concha Piquer, por lo que he decidido hacer esta entrada, en honor a Concha Piquer y en recuerdo a Lucrecia, que me inicio en su música.



Concha Piquer se llamaba Concepción Piquer López y nació el 8 de diciembre de 1906 en el valenciano barrio de Sagunto,  en el seno de una familia humilde, su padre era albañil y su madre trabajaba en un taller de costura, donde Concha también trabajo desde muy jovencita.

Cantó por primera vez en público en el cine Sagunto y en el Huerto de Sogueros en su barrio. Con once años obtuvo su primer contrato en el teatro Apolo: cinco pesetas por día. Luego actuó en el teatro de La Marina en el Grao.  Allí la descubrió el maestro Penella y le propuso ir a Nueva York con su compañía de zarzuelas para estrenar “El Gato Montés” para cantar en el entreacto una canción que se llamaba “El florero”.

Llegó a Manhattan, acompañada de su madre, con apenas 16 años, un 13 de septiembre de 1922. En Estados Unidos estuvo cuatro años,  obteniendo grandes éxitos en cada sitio que actuaba.

Después de su estancia en Estados Unidos, regresa a España y forma Compañía propia con la que recorre España y muchos países latinoamericanos.  De aquella época son las canciones que el maestro Penella compuso para ella y que le supuso el triunfo “En tierra extraña” y “La Maredeuta”.


En 1940 comienza el despegue de Conchita como estrella indiscutible de la copla, al estrenar en el teatro Calderón un gran espectáculo en el que sobresalía la estampa de “Las calles de Cádiz” en recuerdo del éxito de La Argentinita. Sus puestas en escena eran especialmente espectaculares y bellas, con vestidos maravillosos y cuidando al máximo hasta el último de los detalles.



Su consagración definitiva fue en 1942 en Madrid en el teatro Reina Victoria con “Ropa tendida”, reuniendo por primera vez a Quintero, León y Quiroga, al autor de comedias, al poeta y letrista y al gran músico. Tuvo ella una especial amistad con Rafael de León, el poeta que le escribía las letras. Conversaba con él muy a menudo y le hacia sus mas íntimas confidencias.


Mientras tanto en el año 1928, conoció en Barcelona al torero,  Antonio Márquez. Un año después se volvieron a encontrar en Madrid en un baile de máscaras. De ese encuentro dijo Concha en una revista de la época: “Ahí nos enamoramos el uno del otro, en aquel baile celebrado en el teatro de la Zarzuela”.

Fue una relación sentimental muy complicada pues él era casado e incluso tenía varios hijos, en una época en la que en España no existía el divorcio y moralmente se miraba con malos  ojos este tipo de relaciones pero el amor que sentían y que, a primera vista resultaba casi imposible, superó todas las barreras que se interpusieron en su camino.



Rafael de León conocedor, por sus conversaciones con la cantante, del difícil momento que estaba atravesando por su relación con el torero,  escribió para ella la letra de una preciosa canción que más tarde seria emblemática “Romance de la otra”. Quiroga le puso la música a ritmo de farruca y decía así: “Yo soy la otra, la otra/ y a nada tengo derecho/, porque no tengo un anillo/ con una fecha por dentro. /No tengo ley que me ampare,/ni puerta donde llamar,/y me alimento a escondidas/con tus besos y tu pan./ Con tal que vivas tranquilo,/¡qué importa que yo muera./Te quiero, siendo….¡la otra!,/ como la que mas te quiera”.  

Y,  esta copla la cantaba totalmente vestida de negro, con tal pasión y sentimiento interpretativo que desde luego hizo furor. Como es natural el público se identificaba con la cantante y comprendía a la perfección que estaba haciendo una confesión pública de parte de su propia vida, pues Concha, no llevaba un anillo nupcial fechado por dentro.


Finalmente el torero y la cantante pudieron formalizar legalmente su situación y se casaron en Montevideo (Uruguay). En España difícilmente hubieran podido legalizar su estado civil.

A pesar de todo,  la pareja fue siempre feliz, sobre todo cuando en 1945, en Buenos Aires (Argentina) nació su hija, que fue apadrinada por la esposa del presidente de Argentina, Evita Duarte de Perón.


Concha Piquer se retiró de los escenarios en 1958. Fue a raíz de una actuación en Isla Cristina (Huelva) en que la cantante notó que la voz le fallaba cuando estaba interpretando “Mañana Sale”. Esa misma noche reunió a toda su compañía y les anunció su decisión de retirarse. Tras esto, no volvió a actuar en público, aunque como tenía un contrato en vigor con su discográfica siguió grabando discos hasta 1963.



Se ha considerado a Concha Piquer como la máxima expresión de la copla, no solo por su voz, sino también por su emotividad y expresión interpretativa, dándole el matiz dramático o cómico que la copla requería.



Dejó un repertorio en el que fueron protagonistas: la otra, la prostituta, los valores tradicionales, el crimen pasional, los celos, las solteronas, el contrabando, los maletillas, las condesas enamoradas y las locuras de amor. Ella cantó todo eso y mucho más y lo hizo como nadie hasta entonces lo había hecho ni nadie lo hará después, consumando una  carrera profesional modélica. Nunca dependió de nadie y siempre produjo sus propios espectáculos.

Falleció en  Madrid el  12 de diciembre de 1990, mientras dormía y su hermana, siguiendo sus instrucciones, la vistió, para esa ocasión, con el traje de “La Parrala”.

Filmografía
1926  El negro que tenía el alma blanca
1927  El cantor de Jazz
1929  La Bodega
1934  Yo canto para ti
1940 La Dolores
1948  Filigrana
1951   Me casé con una estrella
1957  Canciones de nuestra vida    

Discografía:         
“Manolo Reyes”, “Triniá”, “Doña Sol”,  “La Dolores”, “Lola la Petenera”, “Cinco Farolas”, “La Parrala”, “No te mires en el río”, “Los piconeros”, “La Lirio”, “Romance de la Reina Mercedes”, “La niña de la estación”, “Yo soy esa”, “Antonio Vargas Heredia”,  “A la lima y al limón”, “Cárcel de oro”, “Ojos verdes", “Tatuaje", "Y sin embargo, te quiero", "Suspiros de España", “La Maredeuta”  y otras muchas.  Seguidamente os dejo algunos vídeos de sus canciones más representativas:


OJOS VERDES
Apoyá en el quicio de la mancebía
miraba encenderse la noche de Mayo
Pasaban los hombres y yo sonreía
hasta que a mi puerta paraste el caballo
Serrana, ¿me das candela?
y yo te dije: gaché
Ven y tómala en mis labios
que yo fuego te daré
Dejaste el caballo
y lumbre te dí
y fueron dos verdes luceros
de mayo tus ojos pa' mí

Ojos verdes, verdes como la albahaca.
Verdes como el trigo verde
y el verde, verde limón.
Ojos verdes, verdes con brillo de faca
que se han clavaito en mi corazón.
Pa mí ya no hay soles, lucero, ni luna,
No hay más que unos ojos que mi vía son.
Ojos verdes, verdes como la albahaca.

Vimos desde el cuarto despertar el día,
y sonar el alba en la Torre la Vela.
Dejaste mi brazo cuando amanecía
y en mi boca un gusto a menta y canela.
Serrana, para un vestido
yo te quiero regalar.
Yo te dije: estás cumplio,
no me tienes que dar ná.
Subiste al caballo
te fuiste de mí,
y nunca otra noche
mas bella de mayo he vuelto a vivir.

Ojos verdes, verdes como la albahaca
Verdes como el trigo verde
y el verde, verde limón.
Ojos verdes, verdes
con brillo de faca
que se han clavaito en mi corazón.
Pa mí ya no hay soles, lucero, ni luna,
No hay más que unos ojos que mi viá son.

Ojos verdes, verdes como la albahaca
Verdes como el trigo verde
y el verde, verde limón.

TATUAJE

Él vino en un barco, de nombre extranjero.
Lo encontré en el puerto un anochecer,
cuando el blanco faro sobre los veleros
su beso de plata dejaba caer.
Era hermoso y rubio como la cerveza,
el pecho tatuado con un corazón,
en su voz amarga, había la tristeza
doliente y cansada del acordeón.

Y ante dos copas de aguardiente
sobre el manchado mostrador,
él fue contándome entre dientes
la vieja historia de su amor:
Mira mi brazo tatuado
con este nombre de mujer,
es el recuerdo del pasado
que nunca más ha de volver.

Ella me quiso y me ha olvidado,
en cambio, yo, no la olvidé
y para siempre voy marcado
con este nombre de mujer.

Él se fue una tarde, con rumbo ignorado,
en el mismo barco que lo trajo a mí
pero entre mis labios, se dejó olvidado,
un beso de amante, que yo le pedí.
Errante lo busco por todos los puertos,
a los marineros pregunto por él,
y nadie me dice, si esta vivo o muerto
y sigo en mi duda buscándolo fiel.

Y voy sangrando lentamente
de mostrador en mostrador,
ante una copa de aguardiente
donde se ahoga mi dolor.
Escúchame marinero,
y dime que sabes de él,
era gallardo y altanero,
y era más rubio que la miel

Mira su nombre de extranjero
escrito aquí, sobre mi piel.
Si te lo encuentras marinero
dile que yo, muero por él.

Y SIN EMBARGO TE QUIERO

Me lo dijeron mil veses,
mas yo nunca quise poner atención.
Cuando vinieron los llantos
ya estabas muy dentro de mi corazón.
Te esperaba hasta muy tarde,
ningún reproche te hasía;
lo más que te preguntaba
era que si me querías.
Y bajo tus besos en la madrugá,
sin que tú notaras la cruz de mi angustia
solía cantá:
Te quiero más que a mis ojos,
te quiero más que a mi vía,
más que al aire que respiro
y más que a la mare mía.
Que se me paren los pulsos
si te dejo de queré,
que las campanas me doblen
si te farto arguna ve.
Eres mi vía y mi muerte,
te lo juro, compañero,
no debía de quererte,
no debía de quererte
y sin embargo te quiero.
Vives con unas y otras
y na se te importa de mi soledá;
sabes que tienes un hijo
y ni el apellido le vienes a da.
Llorando junto a la cuna
me dan las claras del día;
¡mi niño no tiene pare...
qué pena de suerte mía!
Anda, rey de España, vamos a dormí...
Y, sin darme cuenta, en ve de la nana
yo le canto así

EN TIERRA EXTRAÑA
Voy a contarles a Ustedes
Lo que a mí me ha sucedido
Fue la emoción más profunda
Que en mi vida yo he sentido
Fue en Nueva York una Noche Buena
Que yo preparé una cena
Pa invitar a mis paisanos

Y En la reunión toda de Españoles
Entre palmas, vino y olés
Por España se brindó
Pues como allí no beben por la ley seca
Y sólo al que está enfermo despachan vino
Yo pagué a precio de oro una receta
Y compré en la farmacia vino Español,
Vino Español, vino Español

El vino de nuestra tierra
Bebimos en tierra Extraña
Que bien que sabe ese vino
Cuando se bebe lejos de España
Por ella brindamos todos,
Y fue el fin de aquella cena
La Nochebuena más buena
Que soñar pudo un Español

Más de pronto se escuchó
Un gramófono sonar
Callar todos, dije yo
Y un pasodoble se oyó
Que nos hizo suspirar

Cesó la alegría
Ya todos lloraban
Ya nadie reía,
Todos lloraban
Y oyendo esta música
Allá en tierra extraña
Era nuestros Suspiros
Suspiros de España

NO ME DIGAS QUE NO

A la vera del agua,
tengo un barco de vela,
que es de miel y canela,
de plata y cristal,
un barquito de sueños,
que es la envidia del mar.
Y sin que nadie lo sepa,
en ese barco encantado,
tengo un cariño encerrado,
que nadie lo ve,
ese cariño es el tuyo,
que es mi razón y mi orgullo,
y mi gloria y mi fé.

No tengas celos de mi,
que es un pecado mortal,
eso que estas tu pensando,
y vas publicando,
de mi voluntad.
No tengas celos de mi,
ni dudes de mi querer,
que si yo vivo, si muero,
es porque te quiero,
de veras, gaché.
Que yo a ti,
nunca te puedo engañar,
y de mi,
tú nunca debes dudar.

Vente tú, mi moreno,
vente a Puerta de Tierra,
que hay un barco de guerra,
y lo vamos a ver,
vente tú, mi moreno,
y veras tú que bien.
Y luego los dos juntitos,
daremos un paseito,
y tomaremos un chatito,
de vino del Tren,
anda vente, mi moreno,
que ese vinillo es muy bueno,
y nos sentará bien.

No tengas celos de mí,
que es un pecado mortal,
eso que estas tu pensando,
y vas publicando,
de mi voluntad.
No tengas celos de mí,
ni dudes de mi querer,
que si yo vivo, si muero,
es porque te quiero,
de veras, gaché.
Por Dios, no,
no, no me digas que no,
que tu a mi,
siempre me has dicho que si,
que si, que si.

ROMANCE DE VALENTÍA

Era mu poco en la vía
Tan poco que nada era,
Por no tene no tenía
Ni mare que lo quisiera.
Era un triste afisionao,
Que buscaba la ocasión
De dejar en un cerrao
Frente a un toro el corazón.
Romance de valentía
Escrito con luna blanca
Y gracia de Andalucía
En campos de Salamanca.

Embiste, toro bonito,
Embiste, por caria…
Morir se me importa un pito,
Pues nadie me iba a llora.
Aquí no hay plaza, ni hombre,
Ni traje tabaco y oro.
Aquí no hay plaza, ni hombre
Que esta delante de un toro.
En matarme no repare,
Te concedo hasta el perdon…
Y como no tengo mare,
La macarena me ampare
Si me cuelgas de un pitón.

Todas las noches saltaba
Sin miedo la talanquera
Y a cara o cruz se jugaba
Al toro la vía entera.
Quiza fuera colorao
Er bure que lo embistió
Y mordiendo su costao
Malherio lo dejo.
Romance de valentía
Teñio con luna blanca
Y sangre de Andalucía
En campos de Salamanca.

Adiós, plaza de Sevilla,
Ya nunca me habrás de ve,
Pisar tu arena amarilla,
Con tanto que lo soñé,
Adiós,capote de sea,
Que fuiste mi compañero,
Morir en esta pelea
Es cosa de buen torero.
Ya vestío de alambres
No ha de verme la afision
Y como no tengo mare,
La macarena me ampare
Y me de su bendición.

Y allí quedo entre al fiera,
Ninguno la vio cae,
Nadie reso tan siquiera?
Ni un Padre Nuestro por el…
Por el ninguna serrana
Lloro de luto vestía…
Por el ninguna campana
Doblo amaneciendo el día.
Pero en cambio entre asusena
Y entre velas enrisa,
En San Gil, la macarena,
Si que lloraba de pena
Por la muerte der chava

ROSA DE MADRID


Nacida en el Madrid de la bombilla
de embajadores y de la cava
yo fui la pinturera modistilla
que baila un chotis como el que lava

era mi novio, mi pasión, mi vida,
era mi alegría, era el mundo entero
era ese novio que jamás se olvida,
era mi cariño, mi querer primero

y decían al mirarme tan dichosa,
es rosa de Madrid, es rosa de Madrid
madrileña, la mas barbi y primorosa,
la flor de ChamberÍ, la flor de Chamberí
la mocita mas juncal y mas hermosa,
de labios de rubí, de labios de rubí
la que va por esas calles tan marchosa,
por eso dicen que soy rosa de Madrid

al hombre que yo quise con locura,
otra muchacha, lo idolatraba,
pero el que recordaba mi
ternura, por mi cariño, la despreciaba,
entre mis brazos lo miró rendido,
y loca de celos de dolor transida
busco en la muerte a su dolor olvido,
y en mita’el arroyo se quedo sin vida

y ahora digo con profundo desconsuelo
soy rosa de Madrid, soy Rosa de Madrid
la que ya nunca jamás tendrá consuelo,
la flor de Chamberí, la flor de Chamberí
y hoy elevan sus plegarias hasta el cielo
mis labios de rubí, mis labios de rubí
pues la muerte hizo imposible ya mi anhelo,
y ha de sufrir la pobre rosa de Madrid

y hoy elevan sus plegarias hasta el cielo
mis labios de rubí, mis labios de rubí
pues la muerte hizo imposible ya mi anhelo
y ha de sufrir la pobre rosa de Madrid

LA MAREDEUETA

Era un huerto alegre cuajado de flores
En la vega hermosa que el Turia acaricia
Era un nido eterno, de los ruiseñores
Jardín encantado de toda delicia

Allí en la barraca nació Visanteta
Que a las mismas flores envidia les daba
Y allí cierta noche, dió cita indiscreta
A un humilde artista que fiel la adoraba

Y ante los encantos de musa tan bella
Fue la amante de ella el pobre escultor
Que esclavo del arte, en su alma sentía
Así le decía, temblando de amor

Xiqueta, xiqueta meua
jo ta imatge vull copiar
Seràs la Maredeueta
La Maredeueta, més volguda
i boniqueta que es venera en el altar

Bajo el emparrado de la barraqueta
Una bella imagen labró entre las flores,
Y copiando el rostro, de su Visanteta
Modeló un conjunto de gracias y amores

De sus brujas manos surgió la escultura
Con calor de vida que su arte le daba
Y fue aquella imagen de amor y ternura
La sagrada Virgen que el pueblo adoraba

Y por vez primera, cubierta de flores
La gloriosa Virgen salió en procesión
Y al verle las mozas, su cara de cielo
De todas las bocas, salió esta canción

Mireu a la Visanteta, més igual
No pot estar, ella és la Maredeueta
La maredeueta, més volguda i boniqueta
Que es venera en el altar

Todo en la barraca, cantaba y reía
Feliz el artista amó a Visanteta
Pero ella por otro en aciago dia
Huyó para siempre de su Barraqueta

El quedó tan triste que aquel mismo año
Al salir su Virgen en la procesión
Recordando al verla, su cruel desengaño
Quiso destrozarla, gritando "traición!"

Se paró la gente, cesaron los cantos
Insultó a la Virgen en su frenesí
Más pronto, rendido, vencido, humillado
Cayó arrodillado, diciéndole así

Oh Santa Maredeueta,
No me faces desgraciat
Torna'm la meua xiqueta
La meua xiqueta
Que té la teua careta
Mare des desamparats.


ROMANCE DE LA OTRA
¿Por qué se viste de negro,
¡Ay, de negro!,
Si no se le ha muerto nadie?
¿Por qué está siempre encerrada,
¿Ay, por que!,
Como la que está en la cárcel?
¿Por que no tiene familia,
Ni perrito que le ladre,
Ni flores que la diviertan,
Ni risas que la acompañen?.
El Por que de éste por que,
La gente quiere enterarse:
Cuatro suspiros responden
Y no los entiende nadie,
Y no los entiende nadie,

Yo soy la otra, la otra
Y a nada tengo por hecho,
Por que no llevo un anillo
Con una fecha por dentro.
No tengo ley que me adore
Ni puerta donde llamar,
Y me alimento a escondidas
Con tus besos y tu pan.
Con tal que vivas tranquilo,
¿Que importa que yo me muera?
Te quiero siendo la otra,
Como la que más te quiera.

Porque no fueron tus labios,
¡Ay, tus labios!
Que fueron las malas lenguas
Las que una noche vinieron,
¡Ay, por qué!
A leerme la sentencia:
El hombre que te ofrecían
Ya no es tuyo, compañera.
Vas a elegir velo blanco,
Se visten las que lo llevan.
Como fue tu voluntad,
Mi boca no te dio queja,
Cumple con lo que has firmao
Que yo no valgo la pena,
Que yo no valgo la pena,





 

14 comentarios:

  1. La verdad es que ese estilo de música no es lo mio por lo que la verdad es que ni me he interesado.
    Eso si hay un par de canciones que me sé.
    Lo que me ha parecido bonito es la entrada la forma de comenzar y cómo has terminado reencontrando una antigua amistad.
    Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, te agradezco el comentario y, reconozco que este tipo de música, tan nuestra, que cantaron Concha Piquer, Miguel de Molina y algunos otros, y que principalmente crearon para ella los soberbios Quintero, León y Quiroga, o te encanta o te aburre soberanamente, pero si se le presta un poco de atención, sobre todo a las letras te llega a enganchar e incluso a emocionar; es, como una pequeña zarzuela, con su principio, trama y desenlace; unas, las menos, son alegres y otras, casi todas, dramáticas.
      Un beso,

      Eliminar
  2. Pues a mi, con los años, me ha ido gustando más y más y cuando por lo que sea hablan de ella en TV o radio, procuro ver o escuchar los programas. Hay canciones que me encantan, sobre todas las demás, como "Ojos verdes", "Tatuaje", "Y sin embargo te quiero", etc.

    La "entrada" es soberbia, tu amiga y su madre se sentirán orgullosas.

    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu comentario, me hace mucha ilusión

      Eliminar
  3. MAdre mía, La Piquer, que recuerdos.
    Mi abuela siempre la escuchaba e iba cantando sus canciones. Es uno de mis primeros recuerdos, mi abuela cantando Ojos verdes, mientras yo jugaba con las pinzas de tender y ella fregaba.
    Gracias :)
    Besos

    ResponderEliminar
  4. Si, yo también asocio las canciones de Concha Piquer con la alegría y los buenos recuerdos de la infancia, y en particular recuerdo la canción Los Piconeros y es que cuando la oíamos en la rádio o en el tocadiscos de mi vecina, todos en mi casa la cantábamos.
    Un beso

    ResponderEliminar
  5. ¡Cómo me iba yo a imaginar que me encontraría por aquí una admiradora de las coplas de doña Concha! Tengo casi toda su discografía (entre vinilo y CD´s) unas reliquias que no me pienso deshacer de ellas en la vida. Me encanta la voz de la Piquer, me apasiona la Copla (con mayúsculas, QWuintero, León y Quiroga me parecen unos grandes poetas... y ¡qué más te voy a decir! que he disfrutado un montón con tu entrada. Gracias Ángela. Un beso.

    ResponderEliminar
  6. Estoy totalmente de acuerdo contigo y, aunque ya ha pasado bastante tiempo, creo que estas canciones son intemporales.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  7. Estoy buscando como loco la primera pelicula de conchita piquer, El negro que tenia el alma blanca de 1927 director benito perojo, la encontre en B.O es muda, pero me consta que se reedito en 1934 musical sonorizada. Tambien hay otra pero no es de conchita piquer del 1951 que director hugo del carril. Yo busco la musical sonorizada de 1934. Alguien la tiene o sabe donde esta localizada?

    ResponderEliminar
  8. magnificooooooooooo este post,soy una seguidora acérrima de la copla,y es lo único que me consuela en esta depresión que estoy pasando,también soy seguidora del programa "se llama copla" de canal sur!

    ResponderEliminar
  9. si alguien se quiere poner en contacto conmigo mi facebook es Cañete Miriam.

    ResponderEliminar
  10. resulta que en aquella epoca habia una cantante que era mas completa que ella, pues a ves de cantar tambien bailaba y tocaba los palillos como nadie.Estaba cantando en españa antes que ella y las canciones ,muchas fueron escritas para ella, su nombre era ANA MARIA DE LOS REYES se marcho a la argentina en 1942 donde fue conocida como la emperatriz de la cancion española. La copla ni empieza con conchita piquer ni tampoco fue la mejor. ( no era capaz de cantar canciones bailables con palillos, ni saetas , ni fandangos) ANA MARI de los REYES si lo hacia, porque para eso hay que ser andaluza.

    ResponderEliminar
  11. concha piquer despues de isla cristina si volvio a actuar en publico, y fue en estas ocasiones, el programa " el cucigrama de la fortuna"dos canciones por ancuacion, una de las clasicas y otra del primer disco que grabo despues de la afonia, presentando a su hija en madrid, no recuerdo el teatro,canto cinco farolas, que repitio en el teatro apolo de valencia donde yo estaba de espectador, y la ultima vez en sevilla cantando tambien cinco farolas.de buena fuente se que que canto alguna otra vez pero en privado.la boda de una nieta, por ejemplo

    ResponderEliminar
  12. Te agradezco la información, aquí queda tu comentario.

    ResponderEliminar